privilegio de vara

En 1644 el entonces llamado lugar de Noja, se regía por las leyes y mandatos del Gobieno de las Siete Villas. Sin embargo, los Nojeños, hartos de que los gobernantes se aprovecharan de su situación para recaudar grandes sumas de dinero multándoles y sancionándoles por las faltas más tontas, se decidieron a solicitar al mismísimo rey Felipe IV el poder de nombrar a su propio Alcalde. Fue así como el 9 de marzo de 1644, Felipe IV concede a este pueblo la merced de la vara, el llamado “Privilegio de Vara o de villazgo” (por la vara del alcalde y por la categoría de villa). Esto les permitía poder nombrar sus alcaldes y llevar las riendas de su propio gobierno, es decir, gobernándose a sí mismos, igual que se hace ahora, sin depender de la Junta de Siete Villas. Además, Noja recibía el título de Villa.

Ahora el pueblo de Noja se echa a las calles para conmemorar su aniversario, en tres días de fiesta en los que la localidad viaja en el tiempo y revive la activdad del mercado barroco, los corrales de comedia y los textos de Cervantes.

FOTOGRAFÍAS


 

Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016
Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016
Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016
Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016Privilegio de Vara 2016